DE RUTA POR LAS 7 LAGUNAS DEL PARQUE NACIONAL DA PENEDA DE GERÊS

 

PUNTOS DE PARADA

 

                El sábado, 16/02/2019, después de haber oído hablar, muy bien, de las 7 lagunas del Gerês varias veces, nos decidimos a ir a visitarlas.

                En primer lugar, para los que no lo conozcáis, os voy hablar sobre el Parque Nacional da Peneda de Gerês, el cual es uno de los pocos santuarios naturales que quedan en la península Ibérica y por supuesto en Portugal donde podemos encontrar lugares vírgenes, a donde poca gente ha llegado. Este parque está situado en el Norte de Portugal, más o menos en el centro y pegado a la frontera con Orense, Galicia. En el podemos encontrar numerosas rutas, cascadas, lagunas y es cruzado por varios ríos a los cuales desembocan numerosos afluentes. Por si queréis saber algo más sobre él, os dejo aquí este enlace: https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_nacional_de_Peneda-Ger%C3%AAs

 

                Ahora voy hablar sobre la ruta que hemos hecho.

                Hemos ido en coche hasta la Aldea de Xertelo, desde donde comenzamos la caminata hacia las 7 lagunas. El recorrido es de, más o menos, 6,5 km. de ida y 6,5 km. de vuelta, a lo largo de una pista de tierra, en cuanto al desnivel acumulado fue de 600 m. Yo calificaría la ruta de moderada.

                Cabe la posibilidad de hacerla en coche, dependiendo del estado de la pista en ese momento, si es todo terreno no hay problema. De todas formas, en la aldea de Xertelo hay una prohibición de acceso a vehículos no autorizados.

                Durante el recorrido nos moveremos por una ladera y la cresta de una montaña desde donde veremos extensos y bonitos paisajes.

                Antes de llegar a las 7 lagunas cruzaremos un rio, por un puente, con aguas muy claras y una cascada de unos 20 metros de altura. En su base, hay una represa de hormigón donde captan el agua para conducirla a una central hidroeléctrica mediante un túnel.

                Llegamos a las 7 lagunas, desde la parte alta podemos verlas, una tras otra. Ellas son una serie pozos, de aguas muy claras, que forman unos escalones, en el mismo rio, caída tras caída, a lo largo de unos 500 metros. El desnivel entre laguna y laguna puede ser de unos 4 metros de media.

                He de decir que es algo espectacular, lo que la naturaleza hace, pero a mí me decepciono mucho lo que vi, por varios motivos:

  1. En la cabecera del río, donde comienzan las lagunas, hay una represa para captar el agua para una central hidroeléctrica que no está integrada en la naturaleza de la zona, al igual que la que mencione anteriormente.
  2. Las lagunas tienen muy mal acceso, pero este no es el problema, lo que yo veo muy mal es que la orilla del rio es una escombrera con el material tirado allí de cualquier manera y sin extender, si se quiere acceder a las lagunas para bañarse hay que ir saltando de piedra en piedra.

                Mi conclusión es que vimos paisajes muy bonitos, las 7 lagunas espectaculares y una ruta que merece la pena hacer. Lo que no me entra en la cabeza es como estando esta maravilla en un parque nacional tienen todo hecho un desastre, con lo poco que cuesta meter allí unas máquinas y restaurar el terreno a un estado natural, aunque no sea el original.