CALDO GALLEGO, CON NABIZAS O GRELOS

INGREDIENTES

(para 6 personas)

 

 

  • 4 piezas de carne salada y curada de Cerdo.

  • Unto

  • 2 manojos de Nabizas o Grelos.

  • 7 Patatas medianas.

  • Sal.

 

Ingredientes opcionales, según la zona de Galicia donde se prepare:

 

  • Habas blancas.

  • Chorizo.

  • Refrito con pimentón y cebolla.

  • Carne de gallina.

  • Hueso de caña de ternera.

 

 

PASOS A SEGUIR PARA SU PREPARACION

 

 

La noche anterior:

 

  1. Ponemos la carne a desalar, en abundante agua, es recomendable cambiar el agua, por lo menos, una vez a las pocas horas.
  2. Si le queremos echar habas, las tenemos que poner a remojo.

 

 

El día de la preparación:

 

  1. En una pota grande echamos la carne de cerdo, el unto y, si es el caso, las habas.
  2. Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas, más o menos de medio centímetro, las reservamos cubiertas de agua para que no se oxiden.
  3. Limpiamos bien las nabizas o los grelos, en mi caso, los tallos con más de medio centímetro, de diámetro, no los aprovecho.
  4. Cortamos la verdura en trozos de unos 4 cm. Si la tenemos apilada, es muy fácil darle unos cortes longitudinales y otros transversales
  5. Una vez cocida la carne la retiramos.
  6. En el caldo de cocer la carne, echamos la verdura, observaremos que en cuanto vaya cogiendo calor, la verdura va menguando, lo que nos parece un montón muy grande una vez cocida se va a reducir por lo menos a un 25% del volumen inicial.
  7. Pasados uno minutos echamos las patatas junto al agua donde las teníamos reservadas.
  8. Cuando empieza a hervir, de nuevo, bajamos el fuego y lo mantenemos asi hasta que las patatas estén cocidas.

 

 

Plato TERMINADO…    

ESPERO QUE OS GUSTEN!!!!

 

 

COMENTARIOS Y CURIOSIDADES

 

 

          El caldo gallego es uno de los platos que, al recalentarlo, mejora con el tiempo, estará mejor el tercer día que el primero.

          Con otro tipo de verdura, como berzas o repollo, se sigue el mismo procedimiento, pero es importante hacerle un refrito, de pimentón y cebolla, después de cocido, sobre todo si es de repollo.

          Una verdura muy especial, para hacer este tipo de caldos, es la rama de cebolla, en España solo se consigue, en un periodo corto de tiempo a lo largo del año, también necesita de un refrito al finalizar la cocción.

          El Unto, para quien no lo conoce, es una tela de grasa blanca que recubre las tripas del intestino delgado del cerdo, la cual se sala, se enrolla sobre sí misma y se pone a curar ahumándola o secándola en un lugar bien aireado y sin humedad.

          Es importante, al llegar a casa, poner el tallo de la verdura en un cuenco con agua para que se revitalice y conserve hasta la hora de ser cocinada.

          En este caso yo he hecho este plato con los ingredientes principales, como se puede observar en las fotos que acompañan este artículo, no he tenido que echar sal, ya que, con la sal residual de la carne me ha llegado. Salió un caldo gallego excepcional.